Quizá pronto…

Cuando una persona te gusta y te asusta a la vez
porque hay más barreras que cosas bonitas.
Porque hay distancia y se forman cicatrices para poderla alcanzar, o personas de por medio que te impiden llegar. Tendría que estar muy enamorada para romper todo lo que pase por delante, por mucho que pese.
Porque toca arriesgarse cuando algo se quiere de verdad. O a alguien.
Pero estar enamorados es una palabra que todavía nos queda grande.

Quizá pronto sea la palabra más bonita del mundo.

 

 

 

 

#EntreMilNoches

Anuncios

Sumando la vida

Todo suma. Lo bueno, lo malo y lo regular. Aprendemos a agregar antes que a hacer cualquier cosa. Agregamos experiéncias, agregamos conocimientos, agregamos personas en nuestro camino que en un principio pensamos que nunca jamás van a dejar de estar. Mentira, pero da igual.

Sumamos años de uno en uno y a la cifra  resultante la llamamos edad. Sumamos sonrisas y lágrimas para más pañuelos de los disponibles. Princesas y ranas. Guerra y paz. Sumamos  todas las cosas que nos dijimos. Sumamos reproches.  Porque jamás paras de contar. Aunque te descuentes del todo. Aunque ya no sepas ni  por dónde vas.

Sumamos dejes. Frases hechas. Coletillas que la vida nos pega. Historias a nuestra vida en continua explicación. Si te gustó mi vida hasta la última vez que nos vimos, espérate que ésta te va a encantar. Porque en cada último episodio hay siempre un giro inesperado. Porque siempre irrumpe un tenemos que hablar. Porque sumamos héroes y también villanos. Historias para no aburrir. Y así, sumamos más y más razones para no tener que cambiar.

 

– Risto Mejide. 

Ella

Ella no merece cariño a medias ni historias fugaces de noches alternas, sino amor a tiempo completo. 25 horas al día, 400 días al año. Una vida y media.

Merece amor de manta de invierno, con chocolate, y mar en verano. Que mendigar sobras está pasado de moda y el amor a cuentagotas no llena el vaso a tiempo. Ni los corazones.

Ella que es fuego y arde lento. Que se quemaría mil veces por ti. No merece tus excusas camufladas con piropos apuntados en los manuales de quiero y no puedo. Ni quieres, ni sabes, ni vas a aprender.

Alguien con quien desayunar mucho antes de quitarle la ropa, le abrigue la cama y abrace todos su miedos antes de dormir. Y desaparezcan.

La despedida

Hoy solo me sale acordarme de ti, escuchando esa canción a piano que un día tocaste. Pero no voy a escribir nada que no te merezcas.  Simplemente voy a dejar que las palabras vengan solas. Que naveguen por mi mente hasta salir plasmadas en un trozo de papel. Blanco a ser posible. Voy a improvisar con todo lo que pase por mi cabeza. Improvisar y decirte que no sé qué hacer contigo. Pero tampoco sé que hacer sin ti. Aquí  estoy, pensando en un mar de dudas del que no puedo salir ni en barco, ni con salvavidas. Que me cuesta una eternidad verte en línea cada vez que miro el móvil y evitar la tentación de escribirte. Miento, si te escribo, pero antes de que lo sepas, ya lo he borrado sin pulsar el botón enviar. No sabes cuantas palabras puedo llegar a escribirte, o cuantas cosas puedo llegar a decirte. Quería despedirme de ti dejando una gran huella en tu espalda (y en mi espalda) como nunca nadie la había marcado antes. Una despedida con buen sabor de boca, pero de esas que no vuelven. Ya no me queda nada, dejar que el tiempo fluya a su manera y haga lo que tiene planeado… si es que tiene plan.

Pero no voy a escribir nada que no te merezcas. Improvisar, pasar página y despedirme de ti. 

 

 

 

#Entremilnoches

 

Héroes

Y fíjate todo lo que has hecho, que has conseguido hasta que hagan un día con tu nombre. Pero no te olvides del detalle, no estamos contigo en este día, ni nunca, sino contra ti.

Este día es para todas esas personas que se han convertido en héroes, que se levantan cada mañana con una sonrisa aunque estén más débiles de lo normal, que saben aprovechar el momento y que venga lo que venga, que dan lo mejor de ellos mismos aunque dependan de miles de cosas, que se esfuerzan cada día por mandarte bien lejos. Ellos son los verdaderos protagonistas de este día.

Y es que van a darte donde más te duele, con sonrisa, incluso con todas las lágrimas que eres capaz de lanzar. Van a ser fuertes, para ser capaz de saltar cada uno de los baches que tú les pongas por delante. Porque tú eres duro, pero ellos lo son más. Ellos y nosotros. Vamos a construir armaduras para cada uno de los miedos que provoques. Y vamos a clavar bien fuerte cada uno de los sueños, para que no te los lleves. Vamos a dejar de correr, porque nos queda toda una vida por delante.

Porque acabaremos contigo,
y con cien más como tú.

 

 

#DíaMundialContraElCáncer

Un nuevo año

2017, me quedo con todos los buenos momentos que me has dado. Absolutamente todos.

Me quedo con todas las personas que permanecen a mi lado, desde siempre y para siempre. Y con esa gente que está lejos, pero a pesar de los kilómetros, sigue estando ahí, conmigo. También con esas nuevas personitas que han aparecido en mi vida por casualidad y sin planearlo. Que vivan las casualidades.

Me quedo con las millones de risas, besos, abrazos y buenos momentos que me habéis regalado. Gracias por dedicarme un poquito de vuestro tiempo, ese tiempo que no nos importa perder con la gente que queremos.

Me quedo con todo lo que me ha hecho vivir y ser feliz. Con los tropiezos, miedos y obstáculos que me han ayudado a ser más fuerte y más valiente, a avanzar y a seguir adelante. Con los pequeños detalles, con las bonitas casualidades y sucesos inesperados que jamás me imaginaba que iban a suceder. Y con la alegría de haber crecido como persona, pero sobretodo haber visto crecer.

Me quedo con la felicidad de haber conseguido lo que me he propuesto, intentando cumplir mis sueños como si no hubiera un mañana. Porque de eso se trata, de luchar por lo que de verdad nos importa.

2017, hoy nos despedimos de ti, por la puerta grande.

Toca recibir al nuevo año para que nos dedique su amor, salud, familia, amigos, nuevas metas, nuevos sueños… y mil historias que realmente merezcan la pena.

2018, te recibimos con los brazos abiertos.

 

¡FELIZ AÑO NUEVO!

 

Almas gemelas

‘’Dicen que cuando dos mitades se van a encontrar, algo cambia en el ambiente. Que cuando dos mitades se acercan, las respiraciones se aceleran, las almas se huelen, se sienten…’’

Basta que sea el momento perfecto para que esas dos personas levanten la mirada, se miren a los ojos y se pare el mundo a su alrededor.

Pero puede que aún no sea el momento. Puede que quizá aún no le conozcas o que esté muy lejos de ti. Puede que le tengas delante y no lo sepas, o que esté más cerca de lo que tú piensas. Puede que le conozcas de toda la vida y sea la persona que menos esperas.Puede que pase por tu lado y no te des cuenta, porque una pequeña distracción hará que no crucéis la mirada en ese instante. Puede que en otra ocasión sí que os miréis… y entonces sí que será el momento perfecto. Y el lugar perfecto.

Dicen que todo el mundo tiene una media naranja, un alma gemela con la que compartir la vida para siempre. Esa persona que te complemente en todas tus facetas y que cuando le conozcas pienses: – ‘¿Dónde has estado hasta ahora? ¿Por qué no te he conocido antes?’

Lo que pasa es que mucha gente se piensa que nunca va a encontrar a esa persona especial. Se desesperan, se sientes solos y pierden la esperanza: – ‘el amor no es para mí’– entre otros muchos pensamientos infinitos de resignación. Pero en el fondo, casi todos creemos que alguien habrá en el mundo para nosotros, que algún día llegará, aunque a veces nos parezca imposible.

Y es que resulta que antes de conocer a nuestra media naranja pasaremos por mil obstáculos y por mil errores, pero te aseguro que esos errores serán los que al final te lleven a ese momento, a esa hora exacta donde te encontrarás a esa persona.Tu alma gemela.

 

#EntreMilNoches

Aprende a vivir

Hoy quiero dejar un consejo por escrito para dedicároslo y autoconsejarme a mí. Porque, como casi todos, aunque aprendí a atarme los nudos de las zapatillas, nunca supe deshacer los nudos de la garganta. Nunca entendí que nos enseñaran a abrir las puertas a las oportunidades sin explicarnos que no todas lo merecen y que hay que saber dar algún que otro portazo. Alguien debe recordarnos que hay personas que son como esos zapatos bonitos que tanto nos gustan pero que nos hacen siempre heridas.

Pero, ¿por qué siempre nos fijamos en lo negativo de todo? ¿Qué hay de lo divertido que es tenerlo todo perfectamente descontrolado o de ser dos desconocidos que se conocen muy bien?

Creo que llego la hora de llenar nuestra vida, de dejarnos de vasos, de sonreírle a ella y no a las fotos.

Y no niego el derecho a ser más desconfiados o más fríos que antes. Pero gracias a que las mariposas de nuestro estomago murieron por tragar tantas mentiras se nos abrieron los ojos. Fue así como aprendimos que dar protagonismo a los fantasmas del pasado nos convierte en una casa abandonada, que nunca serán suficientes los recuerdos cuando crees que estas a tiempo de crear más. Porque sí, yo también pienso eso de: “muy valiente debes ser para adentrarte entre mis grietas con la de veces que me han roto el corazón” pero, ¿y si la felicidad de hoy estaba en ese a ver si nos vemos´ que siempre dejamos pasar?

Dicen que solo hay una cosa más valiosa que nuestro tiempo, y es con quién lo pasamos, así que ojalá dejes de pensar lo ridículo que fue tropezar y comiences a aprender de lo sucedido.

Solo nosotros decidimos ser la piedra que algunos quieren como amuleto o ser de las que hacen tropezar. Así que ojalá nuestra elección sea la buena y logremos tener tantos “el mejor día de mi vida” que no sepamos cual elegir.

 

 

 

#Voces

Noches

Noches, noches en las que aún pienso en tu recuerdo.
Estábamos los dos en silencio,
reflejados en el espejo, solo con la luz de una vela testigo de esa noche.

Mirándonos fijamente a los ojos, dejándonos llevar.

Callados…
escuchando únicamente el ritmo de tu pulso y el mío acelerándose,
cada vez más agitados.

Noches, noches en las que aún pienso en tu recuerdo.

Y sentíamos el tacto de nuestra piel,
Y nos tocábamos en armonía con cuidado de no rompernos.

Y allí estábamos los dos, susurrándonos al oído esas típicas palabras
que te hacen estremecer
cada parte de tu cuerpo.

Suspirando…
probando el sabor de nuestros besos… una y otra vez.

Y al final conseguimos parar el tiempo
Olvidándonos de todo… menos de aquella sensación.

Dejando que la Luna recorra el cielo
ante la magia de aquel momento…
entre nosotros dos.

Noches, noches en las que aún pienso en tu recuerdo.

Un recuerdo que sería más fácil de recordar
si aún estuvieras aquí…
conmigo.

 

 

#EntreMilNoches

Quédate

Quédate con quien te mire como se mira la Navidad
en los ojos de un niño.
Quédate con quien haga de tu sonrisa
lo que otros no fueron capaces: mantenerla en llamas.
Quédate con quien haga de tus piernas, su baile,
con quien este para ti
cuando el mundo esté en contra tuya.
Quédate con quien se quede contigo
cuando los demás salgan huyendo.
Quédate con aquel que te agarre la mano
y te diga: vamos, nena, ese rock and roll es nuestro.
Quédate con aquel que, cuando tu bailas, él baila,
que cuando tu sueñas, él te cumple.
Con quien te sientas tan, tan valiente,
que los demás valientes, a tu lado,
sean unos cobardes.
Quédate con quien, en lugar de charcos, vea en ti océanos,
en lugar de cicatrices, vea motivos para besarte error a error.
Quédate con quien, más que encender tu fuego,
arda contigo, arda por ti.
Con quien a los dos minutos de conversación
ya tengas claro que le puedes contar las cosas
que a otros no les contaste en una vida.
Quédate con quien, cuando conozca tus miedos,
empiece a quererlos en lugar de temerlos.
Quédate con quien te toque y tiemble.
Quédate con esa persona
y no la sueltes, porque si la sueltas,
te vas a arrepentir toda tu vida.